Boletín septiembre 2017


Boletín septiembre 2017

Actualmente, estamos ante una desvalorización a la vida, al ser humano, al medio ambiente, en sí,
a todo lo que ocurre en nuestro entorno, producto de la falta de tolerancia y resentimientos entre
los mismos guatemaltecos. La pérdida de confianza en la transformación de la sociedad influye a
concentrar esfuerzos individuales y la carencia de valores morales nos aleja cada día más en llegar a
cumplir los objetivos que son construir una mejor Guatemala.
Los principios éticos y morales de la modernidad ya no son universales, la doble moral y discursos
con palabras vanas han ocasionado que exista falta de certeza jurídica, poca inversión y falta de
competitividad; ha ocasionado un país violento, con pocas oportunidades y dividido por distintas
razones las cuales van más allá de una opinión, creencias, ideologías y costumbres, restando
importancia a lo que en verdad importa.
Guatemala es un país lleno de cultura, tradiciones y personas trabajadoras que buscan diariamente
salir adelante a pesar de las situaciones adversas en su entorno. El país atraviesa algunas crisis que
deben ser vistas y analizadas en toda su profundidad y con todos sus matices, para que éstas puedan
representar una oportunidad para mejorar tanto a nivel personal como sociedad. Es muy importante
que podamos participar activamente en la búsqueda de soluciones a problemas antiguos que en la
actualidad pueden ser consecuencia de una ralentización del mercado y del desarrollo
Guatemala está ubicada en un lugar estratégico, pero no ha generado un plan significativo para que
sea un destino atractivo a la inversión. Los problemas estructurales siguen afectando al comercio
nacional e internacional. El clima para poder invertir en el país debe de incluir las condiciones
necesarias para el establecimiento, operación y protección al desarrollo, así como certeza jurídica,
reglas claras y correctas. En este ámbito de reglas claras, debe de aplicarse en todos las esferas de la
sociedad. Las reglas claras y justas permiten tener alguna certeza dentro del ya dinámico y cambiante
mercado de negocios y con esto contribuir a la diversificación de las exportaciones e importaciones,
crecimiento económico, fuente de empleos, nuevas tecnologías, nuevos conocimientos y así mejorar
el nivel de vida de los ciudadanos.
Como empresarios y ciudadanos guatemaltecos y extranjeros debemos empezar a construir el
país que queremos, demandar un cambio en las estructuras gubernamentales, dejar a un lado la
desburocratización; que se invierta en la educación, seguridad, salud y que puedan brindar nuevas
oportunidades de desarrollo a personas que deseen superarse. Se debe retomar la ética y los valores.
La solidaridad y tolerancia como materia inminente de la población, dejando atrás la violencia y
resentimiento productos de conflictos pasados y cambiar el concepto que la vida humana tiene valor
mientras no se convierta en carga a los demás, mientras trabajamos en la construcción de un mejor
país.
Lic. Pedro Barnoya
Presidente
ASCABi
Presidente
Cámara de Cooperación y Comercio China GuatemalaBoletín-136-septi.pdf